Reciclaje de escombros

Reciclaje de escombros

Una gran fracción de todos los residuos que genera una sociedad como la nuestra está formada por los llamados escombros: conocidos en el sector del reciclaje como “residuos de la construcción y demolición o RCD”.

El origen principal de estos residuos es tanto la construcción de edificios, viviendas, carreteras,… como la rehabilitación y reformas de las mismas.

 

Sólo en 2011, se registró una producción de estos residuos de 32,7 millones de toneladas, cantidad que ha bajado debido a la crisis, ya que en 2009 se generaron algo más de 40 millones de toneladas.

 

 

Reciclaje de escombros

Estos residuos tienen un gran potencial para su reciclaje y aprovechamiento: se generan en grandes cantidades y no es muy difícil su clasificación.

Algunas de las ventajas de su reciclaje son:

  1. Disminución de la cantidad de residuos que van a parar a depósitos controlados (vertederos)
  2. Disminución de la cantidad de residuos que van a parar a vertederos ilegales, como descampados, huertos, cunetas,…
  3. Beneficio económico derivado de esta nueva actividad, creando nuevos puestos de trabajo y generando riqueza
  4. Y el más importante, beneficio ecológico al reaprovechar los materiales evitando la extracción de recursos naturales.

 

 Proceso de reciclaje de escombros

Cuando una carga de escombros llega a la planta de reciclaje, normalmente llega con muchos tipos de residuos mezclados: se pueden encontrar desde ladrillos, hormigón, escayolas, restos de cerámica, hasta hierros, maderas, plásticos, cartones y envases.

 

 

Para conseguir el reciclaje y valorización de estos escombros se utilizan una serie de procesos mecánicos, cuya finalidad es separar los residuos por tipo y tamaño y poder destinarlos de nuevo a otros usos, como estabilizar suelos y carreteras, mantenimiento de vías, rellenos, …

  • Recepción del material

Es el primer paso. El camión con la carga del residuo llega a planta, donde es pesado, identificado y se anota su procedencia.

  •  Separación de residuos

En una primera selección, se separan los residuos más voluminosos e impropios, como maderas, hierros, cartones y plásticos. Obviamente, los residuos de menor tamaño no se pueden quitar en esta fase y siguen en la cadena junto a los escombros, tierras,…

  • Tromel

Este tambor es un cilindro metálico formado por mallas o chapas perforadas que gira sobre su eje: el resultado es un cribado de material, que consigue separar los sólidos por tamaño.

 

 

 

  •  Separación neumática

Es un equipo que emplea chorros de aire para separar los residuos menos densos o pesados de los más densos o pesados.

En una planta de reciclaje de escombros, lo que consigue esta etapa del proceso es separar los restos de plástico, cartón y papel de las tierras, piedras y escombros.

  •  Separación magnética

Este es un equipo que consiste es un potente imán que atrae todos los restos y materiales férricos del montón de escombros mientras avanzan a través de una cinta transportadora.

  •  Clasificación manual

Los residuos siguen su viaje a través de la cinta transportadora, donde pasa por la fase de clasificación manual. En esta, varios operarios se encargan de inspeccionar el material y separarlo según tipos.

  • Trituración

El último paso, es triturar todos los residuos a diferentes tamaños, según el objetivo de utilización que tenga la partida en cuestión.

 

Y por último, un vídeo con todo el proceso:

 

 

Compartir

share-on-facebookshare-on-google+share-on-twittershare-on-linkedinshare-on-emailshare-on-pinterestshare-on-redditshare-on-stumbleuponshare-on-tumblrshare-on-diggit

ENTRADAS RECIENTES

TAGS

CATEGORÍAS

ARCHIVOS